ALTA COMPLEJIDAD

Las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad requieren de un laboratorio de alta tecnología con personal especializado en el que, después de extraer los óvulos y espermatozoides, se llevan a cabo la fertilización, el cultivo y la selección de embriones para su oportuna transferencia al útero previamente capacitado de la mujer.

 

Las técnicas de alta complejidad generalmente ofrecen mejores tasas de éxito que las técnicas de baja complejidad, sin embargo, son más costosas.

 

Las técnicas de alta complejiidad requieren la obtención de varios óvulos maduros y de buena calidad. Con el fin de estimular su producción es necesario utilizar medicamentos para la estimulación ovárica controlada, cuya administración debe ser cuidadosamente monitoreada mediante ultrasonidos y pruebas de sangre regulares , los cuales permiten dar seguimiento al desarrollo de los folículos que contienen a los óvulos y evitar complicaciones como el síndrome de hiperestimulación ovárica.

 

Dentro de esta categoría las técnicas más novedosas y con mejores tasas de éxito son:

​​

  • Fertilización in vitro (FIV)

  • Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

  • Técnica PICSI