PROLAPSO - MALLA

El implante de malla transvaginal es un dispositivo sintético que se coloca en la vagina para reforzar las paredes vaginales debilitadas, para reparar el prolapso de órganos pélvicos o para apoyar la uretra en los casos de incontinencia urinaria. Los implantes de malla también se utilizan para el tratamiento de prolapso de la bóveda vaginal, una condición donde la vagina pierde su forma y cae dentro de la cavidad vaginal

El prolapso de órganos pélvicos se presenta en diferentes grados, y aproximadamente el dos por ciento de las mujeres experimentan síntomas notorios. En algunos casos, las mujeres pueden experimentar dolor e incomodidad, pero en otros casos, puede ser mucho peor. La vejiga, el recto o el útero empujan a través de la pared vaginal y para reparar el tejido que sostiene los órganos pélvicos se requiere una cirugía. En los años 90, los médicos comenzaron a utilizar la implantación de la malla transvaginal para proporcionar apoyo adicional para los órganos que se habían desprendido y caído en el canal vaginal y para sostener la vejiga en los casos de incontinencia urinaria. Ambas condiciones son comunes entre las mujeres mayores que han sufrido una histerectomía o han entrado en la menopausia. Antes de su uso para el prolapso de los órganos pélvicos e incontinencia urinaria, la malla había sido utilizada para el tratamiento de hernias.